El Ministerio de Ambiente de la Nación ha llevado a cabo un ciclo de capacitaciones dirigido a técnicos en refrigeración, con el propósito de fomentar el uso de sustancias que no afecten la capa de ozono ni contribuyan al cambio climático. La iniciativa forma parte del Sistema Nacional de Certificación de Técnicos en Refrigeración y busca asegurar que los profesionales estén equipados con las herramientas y el conocimiento necesario para un manejo seguro y respetuoso del medio ambiente.

La capacitación, bajo el título «Manejo de Buenas Prácticas en Equipos Refrigerantes», tiene como objetivo principal concientizar a los técnicos en refrigeración sobre la importancia de utilizar refrigerantes que sean amigables con el medio ambiente. Esto se traduce en la capacidad de ofrecer servicios de reparación y mantenimiento de sistemas de refrigeración, tanto a nivel doméstico como comercial e industrial, de manera segura y sostenible.

Tras la exitosa conclusión de esta etapa formativa, se realizó una ceremonia de entrega de equipos y herramientas especializadas a los técnicos certificados. La directora de Cambio Climático de la Nación, Florencia Mitchell, encabezó este acto, enfatizando la relevancia de la cooperación entre los organismos nacionales y provinciales en la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

Laura Verón, coordinadora del Programa Ozono del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, así como Francisco Guevara, secretario de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia, y Hugo Fonzalida, titular de AMPAX, también estuvieron presentes en esta entrega significativa.

Francisco Guevara destacó la importancia de esta iniciativa al expresar: «Estoy contento de recibir a la directora de Cambio Climático de la Nación, quien viene a la provincia para entregar kits de herramientas a técnicos en refrigeración. Esta entrega surge como resultado de una capacitación orientada a promover el cuidado de la capa de ozono y a proporcionar nuevas oportunidades laborales».

Florencia Mitchell, por su parte, subrayó la colaboración entre los organismos a nivel nacional y provincial, y señaló: «El Programa Ozono tiene como objetivo que los gases refrigerantes sean amigables con nuestro entorno y el cambio climático que estamos experimentando. Este tipo de trabajo conjunto impulsa un cambio en la perspectiva de nuestro ecosistema».

La coordinadora del Programa Ozono enfatizó la importancia de la capacitación continua y la trayectoria en el manejo de refrigerantes inflamables, asegurando que los nuevos técnicos cuenten con las habilidades necesarias para un trabajo responsable. La distribución de los kits en todo el país es un paso concreto hacia la implementación de estas prácticas sustentables, y dichos equipos fueron adquiridos a través de licitaciones internacionales.

Esta iniciativa no solo representa un compromiso con la protección ambiental y el cuidado de la capa de ozono, sino que también abre nuevas puertas para el desarrollo profesional en sintonía con la sostenibilidad. Con programas como este, el país avanza hacia un futuro más seguro y sostenible en términos ambientales.

Comentarios