El 1 de mayo es una fecha emblemática que rememora la lucha histórica de los trabajadores por la defensa de sus derechos laborales. Esta conmemoración tiene sus orígenes en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, en 1886 cuando un grupo de trabajadores inició una huelga exigiendo la reducción de la jornada laboral a ocho horas diarias.

Aunque inicialmente fue pacífica, la lucha se intensificó y el 4 de mayo se produjo un enfrentamiento con la policía que terminó con varios manifestantes muertos. Como consecuencia, se detuvo a algunos líderes obreros acusándolos de instigar el conflicto y, posteriormente, se los condenó a la horca en un juicio sin pruebas contundentes.

Este trágico evento marcó un hito en la historia del movimiento obrero internacional y dio lugar a la creación de una fecha en homenaje a los trabajadores y trabajadoras que luchan por sus derechos y reivindicaciones. En honor a estos mártires de Chicago, la Segunda Internacional Socialista, reunida en París en 1889, declaró el 1 de mayo como el Día Internacional del Trabajo, en homenaje a la lucha por la jornada laboral de 8 horas. A partir de entonces, esta fecha se convirtió en un símbolo de la lucha de los trabajadores por sus derechos.

Desde entonces, esta fecha se ha convertido en una jornada de reflexión y lucha por la justicia social y la igualdad de oportunidades; así como de reconocimiento del valor del trabajo en todas sus formas para la construcción de una sociedad más justa y equitativa para todos y todas.

Comentarios