El Servicio Penitenciario Provincial continúa progresando y modernizándose en cuanto a herramientas y recursos de trabajo.

Después de varios meses de capacitación, durante los cuales los miembros del personal aprendieron sobre su manejo y recibieron conceptos fundamentales para utilizar y cuidar mejor las cámaras corporales, los 30 nuevos dispositivos ya se están utilizando en diversas áreas de la Institución.

Estas cámaras se encuentran distribuidas en los 25 bloques y en los sectores de Traslado (1), Sanidad (1) y Requisa (3). Su objetivo es registrar todas las actividades de los reclusos, así como las acciones de los agentes y facilitar el trabajo en caso de que se produzcan alteraciones del orden.

Estas modernas cámaras funcionan con un arnés de sujeción, y el personal controla su carga y almacenamiento. En el área de Informática, hay una estación de almacenamiento donde se coloca la cámara y se procede a la descarga de los 32 GB, lo cual lleva aproximadamente 30 minutos. Después de esto, la estación transfiere el material a un servidor que almacena el contenido capturado. Para proteger el contenido, que sirve como evidencia tanto para el registro interno como para posibles casos judiciales, cada dispositivo cuenta con un cifrado que impide su alteración o eliminación.

Las cámaras corporales cuentan con botones de acceso rápido, como los de apagado, antipánico y emergencia, y también funcionan mediante monitoreo. Utilizan el sistema operativo Android y tienen características de infrarrojo y wifi. Además, en caso de impactos, estos dispositivos son resistentes a caídas de hasta 1.80 metros de altura y son sumergibles.

El Ayte. de 4° Lucas Vega trabaja en el área de Farmacia de la Jefatura de Sanidad del SPP y comenta que «desde que se entregaron estos nuevos equipos de trabajo, los miembros del personal hemos visto beneficios en nuestra interacción diaria con los internos, ya que nos brinda protección en nuestro desempeño y, además, ellos cuidan más su comportamiento y la forma en que se dirigen hacia nosotros». Explica que, gracias a las cámaras corporales, tanto las acciones de unos como de otros quedan registradas, y cualquier alteración del orden se traduce en procedimientos disciplinarios.

Este tipo de medidas no solo busca agilizar las tareas administrativas, sino que principalmente es una herramienta que brinda seguridad en el desempeño de los agentes.

Comentarios